martes 7 diciembre, 2021
Sociedad

Pompeya recuperó un espacio abandonado

El club Miriñaque logó recuperar y revalorizar una manzana del barrio porteño de Pompeya, que estaba totalmente abandonada.

En las últimas 2 décadas se crearon nuevos clubes de barrios, debido a la demanda de este tipo de espacios en el país. De hecho, solo en la Ciudad de Buenos Aires hay 360 clubes aproximadamente.

Esos clubes son asociaciones civiles, con bases sociales, que fueron desarrollándose y creciendo estructuralmente, según las necesidades de la población, que en la actualidad funcionan como clubes.

Dentro de estos espacios se pueden encontrar vivencias e historias de todo tipo, como la del campeón de boxeo, Jesús Romero en el Bajo Flores, que intenta sacar a los chicos de la calle a través del deporte, hasta 2T Gym, siendo este el único club de barrio que exclusivamente está dedicado al levantamiento de pesas.

Otra bella historia es la del Club Social y Deportivo Miriñaque, que fue fundado el 12 de octubre de 1933, pero en este caso no solo se dedica a lo deportivo, sino también a lo urbano.

Esto es porque, con mucho esfuerzo lograron que la Ciudad y la Asociación San Vicente de Paul le otorgaran un predio de Pompeya ubicado en la calle Cachi al 700. Este terreno estaba en desuso, usurpado, oscuro, en estado de deterioro avanzado.

El deseo de recuperarlo y renovarlo comenzó a darse en 2013 con la incorporación de ese terreno y en la actualidad se transformó en un centro deportivo que posee dentro de sus instalaciones: tatami para la práctica de artes marciales, cancha de fútbol y un gimnasio.

Es visitado por 500 chicos y chicas que realizan múltiples actividades y de desde 2013 hasta la fecha, este espacio multiplicó de manera enorme la cantidad de vecinos y vecinas que hacen actividades en el club.

En principio este espacio recuperado por el Club Miriñaque apenas tenía 300 personas que asistían, sin embargo, ahora llegan a ser más de 1500 los que asisten a realizar alguna actividad al predio.

Varias son las actividades que ofrece este nuevo espacio: futsal (masculino, femenino y veteranos), artes marciales y entrenamiento funcional.

Además, varios colegios llevan allí a sus alumnos a realizar actividad física, así como los vecinos del Barrio 21-24

Parte de la recuperación del terreno de Pompeya, además de la permanente circulación de gente que ha generado, incluye: nuevo frente, renovación de medianeras con murales alusivos al club y la identidad barrial, mejoras en la iluminación de la zona.

 

Related posts

Villa Crespo: Los Bomberos fallecidos en la perfumería tuvieron su homenaje

Barriosvecinales

La Cooperativa del Hotel Bauen nuevamente en riesgo

Barriosvecinales

FECOBA pide ampliar la reapertura comercial en CABA

Barriosvecinales