martes 6 diciembre, 2022
Interes General

Alumnos de secundaria diseñaron satélites del tamaño de una gaseosa

En el concurso CanSat, creado por la NASA y la Unión Europea, participaron 4.500 alumnos de colegios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Córdoba, Formosa y Misiones. Los cinco equipos ganadores tendrán la oportunidad de conocer este mes el Centro Espacial Teófilo Tabanera.

Estudiantes ganadores del concurso CanSat, que reunió a 4.500 adolescentes de todo el país organizados en más de 850 equipos para el desarrollo de satélites del tamaño de una lata de gaseosa, calificaron el concurso como “una oportunidad única” y sostuvieron que “la tecnología es clave para la soberanía”.

Creado por las agencias espaciales de Estados Unidos (NASA) y la Unión Europea (ESA), el concurso CanSat, una iniciativa internacional que propone a estudiantes construir una carga útil, cuyo tamaño no supere al de una lata de gaseosa, y lanzarla en un cohete hasta una altitud aproximada de un kilómetro. De allí, el término CAN (lata) y SAT (satélite), por sus siglas en inglés, que tuvo como ganadores cinco proyectos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Córdoba, Formosa y Misiones, cuyos autores podrán lanzarlos al espacio en un cohete.

En nuestro país, el certamen es organizado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, a través de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), y a diferencia del resto del mundo, donde es orientado a estudiantes universitarios, en Argentina se dedicó a los de nivel educativo Secundario.

En tanto, el equipo denominado “Caelus”, seleccionado en CABA, está integrado por dos estudiantes secundarios de electrónica, dos de química y uno de mecánica, de la Escuela Técnica N°9 “Ing. Luis A. Huergo”.

Uno de sus integrantes, Pedro Taquino tiene 19 años y cursa sexto año de la escuela técnica, contó que “el concurso estuvo buenísimo porque fue un desafío”. Y agregó “Tuvimos que diseñar el prototipo siguiendo toda la normativa que nos envió la Conea. Yo sabía de electrónica lo suficiente pero tuve que empezar a averiguar más, a buscar tutoriales en Youtube, fue aprendiendo más”.

Por su parte, Martín Sánchez Solé, también de 19 años y compañero de Taquino, comentó que fue “gratificante” desarrollar el prototipo de “Caelus”, que tiene como misión primaria tomar temperatura y presión atmosférica, y como objetivos secundarios medir la humedad, gases tóxicos y otros datos.

Martín Sánchez Solé, destacó: “Me produce mucha emoción, mucho orgullo, fue una oportunidad única desarrollar un prototipo satelital. Aprendí bastante, todo este tema vinculado a la tecnología espacial y la astronomía es algo que me llama mucho la atención desde chico, entonces este concurso fue una buena chance para seguir este camino”.

Los jóvenes contaron que el concurso también los ayudó a conectarse con sus inquietudes y gustos personales. Taquino, explicó: “Nunca pensé que podía crear cosas. Me acuerdo cuando de chico jugaba al Kerbal Space Program en mi computadora y de ahí aprendí bastante de física, sobre cohetes y órbitas, algo que pude poner en práctica en este proyecto”.

Por su parte, Sánchez Solé afirmó “Hacer ‘Caelus’ me confirmó que voy a estudiar astronomía en la Universidad de La Plata y en paralelo le voy a meter más a la divulgación de la ciencia en redes sociales a través de mi instagram @espacialist, donde subo videos desde 2019”.

Related posts

BALVANERA: FREDDO CERRO SU PLANTA DE PRODUCCION

Barriosvecinales

Llega la Feria Leer y Comer

Barriosvecinales

El impacto de la tecnología en el empleo, eje de un profundo debate en el CESBA

Barriosvecinales