domingo 3 marzo, 2024
Interes General

Febrero llega con suba en la nafta

Desde el primero de febrero, el Gobierno Nacional levantará la prórroga del impuesto al combustible, congelado desde octubre de 2022. La medida anticipa un inminente aumento en los surtidores, generando preocupación por su impacto en la inflación. A continuación, se detallan las implicaciones económicas y las posibles repercusiones en el costo de vida de los argentinos.

En el último día de enero, expira la prórroga que mantenía congelado el impuesto al combustible líquido (ICL) y al dióxido de carbono (IDC) en $27,6 desde octubre de 2022. La confirmación oficial aún no ha llegado a través de un decreto, pero fuentes confiables informan que el Gobierno permitirá la actualización de este tributo a partir de febrero, dejando a cada petrolera la potestad de definir su propio incremento.

Esta decisión, que rompe con la congelación impositiva, se traducirá en un nuevo ajuste en los precios al consumidor. En un contexto de constantes alzas que han alcanzado el 80% durante la administración del presidente Javier Milei, la medida no hace más que incrementar las preocupaciones sobre la situación económica del país.

Según el Instituto Argentino de Análisis Fiscal, el valor real del monto fijo del tributo ha descendido significativamente en los últimos cinco años, registrando una disminución del 85% entre diciembre de 2018 y diciembre de 2023. Este escenario ha llevado a una caída del 77% en la recaudación mensual por este impuesto.

En este sentido, el informe del IARAF señala que, bajo la premisa de retomar el valor real del tributo al de 2018, el Gobierno podría obtener recursos adicionales equivalentes al 0,37% del Producto Bruto Interno (PBI).

El aumento en los combustibles, desencadenado por la actualización del impuesto, podría tener un impacto directo en la inflación. Expertos, como Julián Rojo, especialista en macroeconomía y energía, advierten que un incremento del 25% en el precio de los surtidores podría contribuir con aproximadamente un 1 punto a la inflación mensual en el Gran Buenos Aires y hasta 1,5 puntos en otras regiones del país, como la zona Cuyo o la Patagonia.

La incidencia del aumento de los combustibles se estima en un 2,8% en el Índice de Precios al Consumidor (IPC) dentro del Gran Buenos Aires, aumentando a un 5,2% en regiones mencionadas. Con el precio de la nafta súper proyectado por encima de los $1000, la incertidumbre económica se refleja en largas filas en estaciones de servicio, donde los conductores buscan llenar sus tanques antes de posibles incrementos. Asimismo, la población aguarda más detalles sobre la magnitud del aumento que afectará sus bolsillos en los próximos días.

Related posts

BA Elige, edición 2019

Barriosvecinales

La Avenida  Corrientes se reinventa para disfrutar más de la movida cultural

Barriosvecinales

Barrio Rodrigo Bueno: Se inauguró la Vivera Orgánica.

Barriosvecinales