miércoles 8 diciembre, 2021
Interes General

UN CONVENTO DE VILLA CRESPO SERA TRANSFORMADO EN HOTEL BUOTIQUE

En Gurruchaga 1040 se encuentra la ex Casa San José, un convento de monjas que próximamente se reciclará en Hotel boutique, con locales comerciales, patio de comidas y oficinas.

Construido en 1945, llegó a alojar a más de 100 monjas que fueron siendo asignadas a distintas misiones, en el país y en el extranjero. Durante sus últimos años, la cantidad de novicias que ingresaban al convento fue disminuyendo hasta que hace 7 años el edificio quedo abandonado. La dificultad de sostener el edificio, sumado a que los jóvenes no están interesados en ingresar a los conventos hizo que la congregación de religiosas de San José, la institución a cargo del edificio, decidiera aceptar la oferta de una empresa desarrolladora de proyectos inmobiliarios.

En principio el contrato autoriza a la empresa a utilizar comercialmente el lugar por diez años, con la posibilidad de renovar diez años más. La arquitecta a cargo del proyecto, Marina Mercer les acercó el proyecto, conociendo de antemano el edificio y la situación en la que se encontraba. El edificio de estilo neoclásico se mantiene en buenas condiciones, aunque vandalizado y en estado de abandono. El costo de mantenerlo sin funcionamiento era demasiado elevado para la congregación por lo que se decidió aceptar la oferta, mientras que se respete la fachada original de la Casa San José.

El diseño incluye en la planta baja locales, en su mayoría gastronómicos, aunque al momento ya hay instalados dos comercios de indumentaria en el patio interno. El hotel, nombrado al igual que el convento, contará con 22 departamentos, destinados a viajeros del exterior o interior del país, los cuales estarán equipados con todos los artefactos y contarán con la posibilidad de unirse, en el caso de familias o grupos de amigos numerosos.
Las habitaciones estarán ubicadas en lo que antes fueron los aposentos de las monjas y se sumarán al edificio oficinas comerciales y estudios profesionales.
Respetando el pedido de la congregación, la fachada no será modificada, y no se afectará la fisonomía ni la estética del edificio. Si se realizarán cambios en el interior con el objetivo de ofrecer un mayor confort y seguridad a los huéspedes.

Related posts

Nuevas innovaciones en las paradas de colectivos

Barriosvecinales

El protocolo de prevención de violencia de género cerca de ser ley en la CABA

Barriosvecinales

Carla Vizzotti: “Hay que jerarquizar los síntomas, aunque sean leves”

Barriosvecinales