domingo 18 abril, 2021
Sociedad

Hallazgo arqueológico en San Telmo

Un arqueólogo confirmó el hallazgo del piso de una casa de 18410, durante una excavación en el barrio Porteño de San Telmo.

La excavación se realizó en la calle Bolívar al 800, donde el arqueólogo Daniel Schavelzon encontró además, un tramo entubado del Zanjón de Granados, un arroyo que nacía en lo que hoy es Plaza Constitución, atravesaba la ciudad virreinal y desembocaba en el Río de la Plata.

El trabajo está a cargo de un equipo de arqueólogos, conformado por Daniel Schavelzon y Flavia Zorzi y el historiador Francisco Girelli. Ellos fueron los que encontraron reliquias de la época del virreinato en una obra, ubicada en la calle Bolívar 884 y 886, donde un inversionista italiano planea construir un hostel.

Entre las cosas que se revelaron tras las excavaciones, apareció el piso de una casa que estaba allí en 1810, cuando a unas ocho cuadras se echó al Virrey Cisneros y se instauró la Primera Junta de Gobierno patrio.

Daniel Schavelzon, en diálogo con Infobae, señaló que “Hay un tema de patrimonio en Buenos Aires. Si querés ver restos materiales de nuestra historia anterior a 1810 no los hay. El Cabildo es una truchada que hizo (el arquitecto Juan Antonio) Buschiazzo en 1939. La Pirámide de Mayo está reconstruida. De las casas de las personalidades de nuestra libertad e independencia no hay una sola en pie. Por poner un ejemplo, la Jabonería de Vieytes no existe… Pero no es solo acá en la Capital”.

Y agregó: “Ni hablar de la casa de Tucumán, que la demolieron y reconstruyeron. Demolimos y destruimos todo lo material que había de cuando declaramos nuestra libertad e independencia. Habla bastante mal de nosotros y permite jugar con la memoria: cualquiera te puede vender cualquier verdura”.

Asimismo, el arqueólogo señaló que “La Manzana de las Luces preexistía desde el siglo XVII. Pero la sala de representantes es nueva. Las iglesias todas restauradas. No hay nada auténtico, original. Por eso, encontrar esta casa es importante para la construcción de nuestra historia y nuestra identidad. Aunque sea un piso con parte de paredes”.

Hoy en día, la casa donde se produjo el hallazgo, es propiedad de un inversor italiano llamado Alberto Carrai. “Vino para hacer un hostel, y como buen italiano, dijo que necesitaba conocer la historia de este edificio, no iba a venir y modificar sin saber. Es un tipo culto, que construye en todo el mundo. Y además, ellos respetan más la historia material. Nos pidió investigar. Ahora quedó todo el trabajo por la mitad por la pandemia. Su idea es dejar lo que hallamos bajo un vidrio, para poder usar el edificio, circular y poner en vitrinas lo que encontremos”, dice Schavelzon.

Related posts

No podrá ir a la cancha por no pagar la cuota de alimentos

Barriosvecinales

Covid19: murió otro trabajador de un hospital porteño

Barriosvecinales

“Superbatuque”, el primer museo porteño del juguete

Barriosvecinales