miércoles 17 agosto, 2022
Interes General

VUELVEN A CIRCULAR LOS ANTIGUOS VAGONES DE LA LINEA A

El pasado sábado volvieron a  circular los emblemáticos vagones de la línea A, recordados como “Las Brujas”. Los mismos dejaron de prestar servicio hace 5 años, cuando se remodelaron todas las formaciones del subte. Pero desde entonces, los vecinos que generalmente utilizan la línea, los recordaban con nostalgia por su valor estético y su historia.

Atento a esto, la empresa Subterráneos de Buenos Aires, volvió a hacer circular los vagones, entre las estaciones Perú y Acoyte. Este fue el primero de tres paseos programados para el 2017 y a los que los vecinos podrán acceder anotándose a través de Internet.

A partir de las 23.30 la primera formación hizo su viaje de inauguración a esta nueva etapa de paseos, que recorrerán de ida y vuelta el recorrido desde Acoyte a Perú, y que contará con guías que irán explicando la historia de los subterráneos porteños y de estas hermosas formaciones.

La línea A, la más antigua de todo el hemisferio sur, comenzó a circular en el año 1914. Sus vagones de madera belga eran un lujo entonces, y claro está, fueron patrimonio de todos los argentinos hasta el año  2013, cuando fueron reemplazados por modelos más modernos. Los viejos vagones de la línea A fueron los que prestaron el servicio regular más antiguo del mundo y fueron enviados a los talleres El Polvorín, en Caballito, para ser restaurados y conservados como parte de la historia de la Ciudad. El trabajo de restauración estuvo a cargo de la arquitecta María Elena Mazzatini, con la colaboración histórica de la Asociación Amigos del Tranvía. Hasta el momento cuatro unidades fueron restauradas y se espera tener dos más para este año.

Los trabajos de restauración y acondicionamiento incluyeron tareas de reemplazo de piezas, refuerzos, trabajos de pintura, carpintería, tratamiento ignifugo, revisiones técnicas y de seguridad. Los bronces y cromados de los históricos vagones estuvieron a cargo del reconocido orfebre argentino Juan Carlos Pallarols, quien aseguró que realizar este trabajo “fue mágico y lo hizo con mucho amor”.

 

Otro de los arreglos realizados tuvo que ver con la tensión eléctrica que permite el desplazamiento de la formación. Antiguamente los vagones funcionaban con 1100 voltios, pero tuvieron que adaptarse para funcionar como los nuevos trenes, es decir, a 1500 voltios.

 

Related posts

Adultos Mayores: atención telefónica en supermercados y farmacias

Barriosvecinales

Cumple un año la Vivera Orgánica del Barrio Rodrigo Bueno

Barriosvecinales

se cumplen 90 años del primer viaje en colectivo en la Ciudad

Barriosvecinales