domingo 23 junio, 2024
Salud

Innovación argentina: Lanzan colitas antipiojos con tecnología de vanguardia

Los creadores del revolucionario “barbijo del Conicet” anunciaron el lanzamiento de una innovadora línea de productos: las colitas antipiojos. La empresa Atom Protect, en colaboración con Kovi y científicos argentinos, continúa expandiendo su catálogo con aplicaciones prácticas que utilizan nanotecnología. Esta nueva línea de colitas representa un paso más en la búsqueda de soluciones efectivas para prevenir el contagio de piojos en niños y adultos.

El renacer de la ciencia nacional durante la pandemia ha sido notable, tras años de dificultades. En poco tiempo, se lograron avances significativos en el desarrollo de tecnologías punteras. Uno de los logros más destacados ha sido el “barbijo del Conicet”, reconocido por su eficacia en la prevención del contagio y por su éxito tanto en la investigación como en las ventas. Este éxito ha permitido a la empresa Atom Protect seguir trabajando en nuevos desarrollos prácticos, como la reciente línea de colitas repelentes de piojos.

Tanto los barbijos como las colitas utilizan nanotecnología para combatir distintos problemas. Mientras que los barbijos se enfocan en eliminar de forma contundente el contagio del virus SARS-CoV-2, las colitas se centran en prevenir el contagio de piojos en niños y adultos. Durante el verano, la empresa también presentó gorras y cuellos repelentes para combatir la pediculosis. Ahora, con el lanzamiento de la nueva línea de colitas, se amplían las opciones disponibles.

El desarrollo de estas colitas antipiojos ha sido posible gracias a la colaboración entre Atom Protect y la empresa Kovi. Juntos, han creado una barrera protectora que evita tanto el contagio de piojos como el de otras enfermedades. Alan Gontmaher, director de Kovi, resaltó la importancia de la ciencia y la tecnología en la resolución de problemas cotidianos, especialmente en sectores como el textil, que históricamente han tenido poca orientación hacia la innovación científica.

En una entrevista con la Agencia de la Universidad Nacional de Quilmes, Gontmaher explicó: “La idea surge de aplicar la ciencia a las problemáticas más recurrentes que tenemos en la vida cotidiana y cómo nosotros, a través de un textil, podríamos darle una función, tal como hicimos con el barbijo”. La iniciativa se ha beneficiado del éxito de los barbijos, que atrajeron la atención de institutos de investigación y universidades nacionales, como la Unsam y la UBA.

Las colitas para cabello se fabrican a partir de la reconversión de telas por parte de la pyme textil. Estas colitas cuentan con un sistema de repelente de piojos y han sido sometidas a pruebas realizadas por científicos del Conicet, quienes han analizado los resultados obtenidos. Además, se destacan por ser de material reciclable, no tener olor y no requerir lavado, ya que su efecto se mantiene durante 30 días.

Los productos están disponibles para su adquisición en el sitio web de Atom Protect y se ofrecen en diferentes colores. Los precios varían desde 580 pesos por unidad hasta poco más de 1000 pesos por dos o cuatro unidades.

En cuanto al funcionamiento de las colitas, una vez colocadas, crean un campo de protección que evita que los piojos se acerquen al cabello. Se recomienda lavar el pelo y eliminar los piojos con un peine fino antes de utilizar las colitas. En el caso de cabellos muy largos, se aconseja utilizar dos colitas simultáneamente.

Desde el punto de vista epidemiológico, se sabe que los varones y las niñas de entre 3 y 13 años que asisten a jardines y colegios primarios son los más afectados por la pediculosis. Las niñas suelen presentar un mayor grado de infestación debido a su cabello más largo, lo cual dificulta su control. Los lugares donde más se producen los contagios son los jardines y las escuelas primarias, donde los niños suelen estar en contacto cercano durante juegos y actividades.

Claudia Vassena, directora del Centro de Investigaciones de Plagas e Insecticidas de la Universidad Nacional de la Defensa, el Centro de Investigaciones para la Defensa y el Conicet, explicó: “Lo más importante que debemos saber es que nunca deben utilizarse productos veterinarios para las cabezas de los niños, tampoco querosene, de ninguna manera”. Vassena resaltó la experiencia de su equipo en el estudio de insectos y plagas, incluyendo los piojos, y destacó la efectividad de las colitas impregnadas con repelente tras realizar pruebas en el laboratorio.

Kovi ha fabricado más de 10 millones de barbijos Atom Protect y ha facturado más de 1500 millones de pesos. Sin embargo, tras la pandemia, los tapabocas representan solo el 10 por ciento de su producción actual. Con las colitas antipiojos, la empresa proyecta producir inicialmente 300 mil unidades. Andrés Burak, miembro del equipo de desarrollo de productos, resaltó la importancia de la colaboración con instituciones como el Conicet y las universidades, que aportan su experiencia y prestigio en investigación, desarrollo y ensayos.

“La vinculación con estas instituciones la vemos como algo muy positivo. Hay que sintonizar entre los tiempos de unos y otros para lograr la mejor sinergia y los mejores resultados”, concluyó Burak en una entrevista con el sitio científico Periferia.

Related posts

CABA: Seis niños internados por covid, 2 en terapia intensiva

Barriosvecinales

Atención viajeros: Turnos para vacunarse contra la fiebre amarilla

Barriosvecinales

Avanza la implementación de la Ley de Oncopediatría para mejorar el cuidado del cáncer infantil

Barriosvecinales